Los intérpretes existen… ¡y no son actores!

intérpretes

¿Habéis probado alguna vez a buscar en San Google “intérpretes famosos” o “intérpretes reconocidos en la historia»? Probadlo un momentín y volved de nuevo al post…

Sí, efectivamente, hay algunos links relacionados con los intérpretes de idiomas, pero también aparecen otros sobre actores, cantantes… ¡Es increíble! Incluso añadiendo «idiomas», continúan apareciendo artistas. A ver, entendemos que es más común conocer las otras profesiones antes que la de intérprete de idiomas, pero debemos tener en cuenta que… ¡hay que tener mucho arte para ser intérprete!

La profesión del intérprete

Vamos a empezar por lo básico… ¿Qué hacen los intérpretes, esos seres de luz? Son las personas que, de manera oral, transmiten el mismo mensaje que se está comunicando en una lengua en otra lengua diferente. Para ser intérprete, se requiere rapidez mental, aunque esto es algo que obviamente se entrena y cada uno tiene sus técnicas para retener la información (sus truquis del almendruqui, vamos).

Un paseo por la historia…

La conquista de América fue un gran hito para la traducción e interpretación. Se necesitaron intérpretes entre los europeos y los indoamericanos, y sus nombres son los primeros que aparecen en la historia de esta genial profesión. Curioso, ¿verdad?

Hernán Cortés comenzó la conquista de la Tierra Firme (Tenochtitlán) tras el intento de otros españoles, que no lo lograron porque no contaban con la ayuda de intérpretes. La estrategia que siguió, aunque no era demasiado ética, fue muy inteligente. Capturó a jóvenes que conocían el maya y el náhualt y los llevó consigo para que aprendiesen su lengua y les ayudasen a comunicarse, y gracias a ello no tuvo problema para conversar con los aztecas.

Dato curioso: a los intérpretes se les llamaba en esa época «lenguas»

La Malinche y Jerónimo de Aguilar

Dado que esos trabajadores-esclavos le abandonaron (vete tú a saber por qué, seguro que les pagaba los seguros sociales y todo…), tuvo que buscar a nuevos colaboradores, y esta vez sus nombres sí que pasaron a la historia: se trata de La Malinche y Jerónimo de Aguilar.

La Malinche fue una de las primeras mujeres intérpretes. Tuvo una vida bastante complicada, ya que la vendieron y esclavizaron. Se le conoció también como: Malinalli, Malintzin o Doña Marina. Tuvo un papel muy importante en la Conquista de México. Era una mujer náhuatl y le servía a Hernán Cortés como intérprete del náhuatl al maya.

La Malinche fue una de las primeras mujeres intérpretes. Tuvo una vida bastante complicada, ya que la vendieron y esclavizaron. Se le conoció también como: Malinalli, Malintzin o Doña Marina. Tuvo un papel muy importante en la Conquista de México. Era una mujer náhuatl y le servía a Hernán Cortés como intérprete del náhuatl al maya.

Momento cotilleo: Entre Hernán Cortés y La Malinche hubo muuucho más que palabras…

El otro compañero de aventuras de Hernán Cortés fue Jerónimo de Aguilar, que le sirvió intérprete del maya al Yucatán. Cuando se encontraban en un contexto en el que tenían que hablar con hablantes del náhuatl realizaba interpretaciones de relé: La Malinche traducía al maya y Jerónimo del maya al castellano. ¡El mejor ejemplo de trabajo en equipo!

¿Conocéis el nombre y la historia de algún intérprete? ¡Sorprendednos! Estamos deseando aprender más.

1 pensamiento sobre “Los intérpretes existen… ¡y no son actores!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *