¿Qué fue del esperanto?

    esperanto

    Si habéis hecho click en la entrada, imaginamos que sabéis lo que es el esperanto, pero igualmente vamos a redefinir el concepto porque puede que a más de uno se le haya olvidado con lo perdido del mapa que se encuentra en los últimos tiempos…

    El esperanto es un idioma creado con el objetivo de conseguir una comunicación global y sencilla entre todos los pueblos, naciones, banderas, territorios y demás conceptos de globalidad, paz y amor.

    Se trata de una lengua planificada, es decir, un idioma artificial y construido a propósito a través del estudio de las conocidas como lenguas naturales, lo cual nos parece bastante interesante, ya que se trata de un trabajo tedioso y complicado. Como bien sabéis, las lenguas e idiomas aparecen de manera natural en un contexto práctico y con numerosas connotaciones culturales. Sacar de la chistera un idioma neutral y, además, sencillo, se merece un Pulitzer, un Oscar e incluso el mayor bote del Pasapalabra.

    De acuerdo, sois unos listillos y todo esto ya lo sabíais… ¿pero qué sabéis de la historia del esperanto? ¡Seguid leyendo!

    Historia del esperanto

    El esperanto comenzó a desarrollarse a finales de 1870, y el artífice fue el oftalmólogo polaco Dr. Luis Lázaro Zamenhof, que entre paciente y paciente tenía como hobby hacer traducciones, escribir y crear idiomas internacionales que cambiasen el futuro de la humanidad.

    Durante los primeros años, este nuevo idioma tuvo una muy buena proyección. En 1888 se creó la primera gaceta en esperanto, El Esperantisto, donde colaboraban escritores de la talla de Tolstòi y el propio Zamenhof. Se convirtió en un nuevo entretenimiento y en una realidad lingüística, personas de todas las ideologías y clases sociales acogieron muy bien esta novedad.

    La expansión era imparable: Alemania, Francia, España… Aquí tuvo una gran acogida en Madrid, Valencia y Barcelona, siendo esta última ciudad la sede del V Congreso Universal de Esperanto en 1909. Dentro de las cifras lógicas de un idioma emergente, el esperanto poco a poco se fue adentrando en la historia mundial, siendo protagonistas en cartas, periódicos, movimientos sociales… Imaginad, las barreras caían entre fronteras, y eso podía abrir un abanico de posibilidades tremendo a nivel social, laboral, económico, político…

    Bueno, decimos «político», pero al final los políticos siempre tienen que poner punta a todo, y esta vez no iba a ser menos…

    El principio del fin

    Vale, de acuerdo, este título es demasiado dramático… ¿pero a que queréis saber qué ocurrió?

    Como podéis comprobar, haciendo una sencilla búsqueda en Internet, el esperanto no murió, pero sí que fue amenazado y perseguido.

    En España causaba sensación entre las clases obreras y amantes de la cultura, pero cuando las tropas franquistas ganaron la guerra civil española desapareció del mapa. La conspiparanoia de Hitler le llevó a escribir en Mein Kampf que era cosa de los judíos para dominar el mundo, y Stalin no se quedó atrás, ya que dijo que se trataba de una «lengua de espías» y mandó a fusilar a esperantistas en la Unión Soviética. Y así uno, y otro, y otro… los grandes mandatarios de la época lo veían como una amenaza y, ante el miedo y la incomprensión, quisieron eliminarlo. La ignorancia es atrevida y peligrosa, amigos.

    Actualidad

    A pesar del drama que lleva a las espaldas, el esperanto y sus seguidores no tiran la toalla. Aunque la cifra de hablantes es difícil de estimar, se sabe que es conocido en más de 120 países. Tiene presencia en industrias culturales como el cine, la literatura y la música y ha recibido reconocimientos internacionales por la ONU y la UNESCO.

    Pero el verdadero argumento para demostrar que es una lengua viva y sus hablantes y precursores pretenden que siga creciendo, es su presencia en las nuevas tecnologías. Ojo cuidado, que tenemos la posibilidad de configurar Facebook en esperanto. ¿Y si no tenéis ni idea del idioma? Sin problema, os descargáis Duolingo y podéis aprender con sus cursos… Eso sí que no lo esperabais, ¿eh?

    ¿Conocíais la historia del esperanto? ¿Creéis que una lengua común para todos es posible? ¡Esperamos vuestros comentarios!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *